martes, 17 de febrero de 2015

Capitán Sospecha



Tiembla el sol, el silencio y el ruido,
resuena del grafito sus centellas.
Tiemblan tus manos y el destino,  
recelan tus respuestas y las estrellas.

No tiemblas de miedo,
ni de lo que aún no empiezas.
Sentimiento ajeno, forastero.
Cúpula convexa de tenue alivio.

No se tiembla de cantar te quiero,
se tiembla de afanes, de olvido.
Se tiembla de no releer tus besos...
hábito y/o vicio consentido.

Tiembla el Capitán Sospecha
apunto de embarcarse en tu navío.
Tu corazón ávido de indiferencia
y el mío ahíto de torpeza y frío. 

Nada tiene perspicaz sentido.