lunes, 7 de mayo de 2012

Historia de una no-historia.


En un profundo cielo, apenas entintado de rojo, de mis insondables deseos soy testigo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario